Antena 3 anuncia el rodaje de su nueva serie: Skorzeny entre costuras

Rubén Cortada caracterizado de Skorzeny. Obsérvense las cicatrices.

Tras el final apoteósico de Velvet, Antena 3 busca continuar sus éxitos y de paso contraatacar los logros de Tele 5 con  ‘Lo que escondían sus ojos’. Si la producción de la Cadena Rosa estaba basada en la novela homónima escrita por Nieves Herrero, Antena 3 ha comprado los derechos de la trilogía de Pablo Cuevas Skorzeny de mi corazón, que narra las aventuras en España del coronel austríaco, tras su huída de los malévolos aliados occidentales.

Para aligerar un poco el contenido de la densa trilogía de Cuevas, se transformará en pantalla en un musical, con bailes y canciones que muestren la alegría de vivir de esos años en la feliz España de finales de los cuarenta y principio de los cincuenta. El arco argumental está pensado para que enlace como una precuela de Velvet, con Skorzeny y unos amigos alemanes fundando los grandes almacenes de terciopelo y frufrú. Como asesor contaremos con la presencia de Florencio Delgado, que aportará todo tipo de detalles que darán gran autenticidad a la miniserie.
Rubén Cortada ha sido escogido para interpretar el papel principal, gracias sobre todo a su perfecta dicción y gran expresividad facial, y a sus habilidades en canto y danza, También se intercalarán varios números de baile a modo de flashback, para mostrar el pasado de los personajes, en especial durante la segunda guerra mundial.

Anna Simón será Evita Perón, que pondrá a prueba la relación entre Skorzeny e Ilse.

Aunque también aparecerá un affaire del bueno de Otto con Evita Perón, encarnada en Anna Simon, el núcleo de la trama estará formado por su romance con Ilse Lüthje, interpretada por Melodía Ruiz Gutiérrez, más conocida como Melody, La sevillana dará gesto y figura a la  sobrina del ministro de hacienda Hjalmar Schacht, que conoció y se enamoró de Skorzeny estando casada con el conde de Finckenstein. No se ha aclarado si también tiene números musicales, pero sí que ha participado en las letras y coreografías. Melody, por lo visto, quiere centrarse en esta ocasión en su desempeño como actriz dramática.

Melody en una prueba de vestuario como condesa prusiana.

Bailes y canciones serán, sobre todo, responsabilidad de Rubén Cortada, que tras consultarlo con Cuevas, no descarta, una vez terminada la miniserie, promover su adaptación como ópera. José María Cano ya está haciendo los arreglos musicales.

Para los amantes de las escenas de acción no faltará la reproducción de varios emocionantes episodios del pasado de Skorzeny. Participando con su amigo Ernst Kaltenbrünner en la “noche de los cristales rotos”, reflejada como una broma particularmente pesada que le gastaron a un amigo suyo abogado en Viena; la búsqueda de Mussolini por islas y cordilleras, disfrazado de pastor y sin hablar una palabra de italiano, para que al final se quisiera llevar el mérito de encontrarlo un tal Kappler, que, total, sólo era el jefe de la policía y la inteligencia militar alemana en Italia. Y el rescate del Duce, interpretado por Pepe Viyuela. Con un intenso monólogo interior sobre si merece la pena arriesgar la vida propia (y el éxito de toda la operación) por apuntarse el mérito de acompañar a Mussolini y al piloto en el avioncito biplaza, sumando sus más de cien kilos de peso a lo que no era un despegue muy seguro, Todo rodado en escenarios naturales, desde la cumbre del Gran Sasso, donde aún se pueden ver los restos de algunos planeadores que se  habían estrellado por intentar ponerse en el camino del de Skorzeny.

Pepe Viyuela en su prueba para interpretar a Mussolini

También nos han adelantado que hay un gran momento de intensidad dramática en un dueto entre Skorzeny y Kaltenbrünner (Luís Tosar, sin confirmar), en el que el jefe de la Gestapo le pide que le olvide y que nunca le mencione en sus memorias, que lo importante es la lucha contra el comunismo, y que lleve todo su saber en el área de operaciones especiales, que ha desarrollado con sus hombres en Sachsenhausen, a España, donde será muy útil.

Romance y acción, intensidad dramática y también un homenaje al SEPU de la Gran Vía. Todo un combinado de creatividad y de emoción, aderezado con unas gotitas de historia, que rivalizará no ya con El tiempo entre costuras,  Velvet o con Lo que escondían sus ojos, sino con El hombre en el castillo o cualquier otra ficción extranjera.

A este respecto, Cuevas ha anunciado el cierre de cualquier conversación con la productora de Amazon, pues al parecer está muy disgustado porque no le han entregado aún un paquete que había pedido con tiempo de sobra. Seguiremos informando.
Anuncios

El rodaje de "Amberes 1944" comenzará en septiembre

Tras una dura pugna con Dreamworks Playtone (de Tom Hanks), Cruise/Wagner Productions se ha hecho con los derechos de Antwerp 1944, una guionización del libro del mismo título, publicado por la Editorial Almena el año pasado.

Aunque Tom Hanks se retiró de la puja, seguramente por lo avanzado de su proyecto In the Garden of Beasts, aún es posible que se incorpore al reparto en el papel de Christoph Klemens Maria Johannes Baptist Graf zu Stolberg-Stolberg, pues le resultaría imposible desarrollar el que más le interesaba, como el ecuánime Von der Heydte.

El reparto, a falta de algún imprevisto, ya está prácticamente decidido. Tom Selleck volverá a ser Dwight D. Eisenhower, y Bruce Phillips, Montgomery. Las valientes enfermeras amberinas, de momento serán Megan Fox, Jennifer Lawrence, Kate Beckinsale y Emilia Clarke, con la posible participación de Clara Lago si se confirma la coproducción española. En este caso es posible que Dani Rovira tenga un papel como el capitán canadiense novato Cecil Law.

Brad Pitt en el papel de “Pip” Roberts, aunque en la ficción mandará una división estadounidense.

Brad Pitt encarnará a “Pip” Roberts, y aún no se ha decidido quién interpretará a Colson, pero el papel estelar se lo reserva Tom Cruise, que representará al intrépido y atractivo escritor que, en la actualidad, investiga la batalla y va encontrando las claves que han silenciado su auténtica importancia. Una conspiración multinacional del silencio, cuyo misterio se revelará sorprendentemente en el último minuto, aunque dejará varias puertas abiertas para continuar como franquicia. Está prevista una serie de dibujos animados, álbum de cromos, línea de juguetes y figuras articuladas coleccionables.

Tom Cruise, en el papel del intrépido historiador Paul Caves.

Antes del interés internacional por el proyecto, Daniel Calparsolo estuvo perfilando un proyecto más modesto, con Nicolas Cage de protagonista y  Najwa Nimri, Patricia Vico y Cristina Pedroche como enfermeras.

Kate Beckinsale en una prueba de vestuario.

El autor está en la actualidad en Bali, preparando la segunda parte, mientras reforman el torreón que se ha comprado en el Bierzo. Una de las partes más difíciles de la negociación fue que aceptase que todos los textos, carteles, etc., que aparecen en la película estuvieran en inglés y no en los idiomas correspondientes, y que no le dejaran diseñar los títulos de crédito. “Deseamos que se estrene en esta década”, se han justificado los productores. “Si esperamos a que Cuevas seleccione la tipografía para los títulos de crédito, difícilmente terminaríamos antes del 2020. Es posible incluso que antes actualice el diseño de su blog”.

<El rodaje comenzará en septiembre, de 2016, pero el estreno se demorará al menos otros dos años, ya que en lugar de CGI la mayoría de escenas de acción se realizará de forma tradicional, con maquetas y modelos a escala realizadas por un equipo dirigido por Antonio Martín Tello, aparte de la colección de Shermans que ha reunido Brad Pitt, y el P-51 propiedad de Tom Cruise.

Seguir leyendo “El rodaje de "Amberes 1944" comenzará en septiembre”

El ejército nacional bordurio

HG 8 Pinpin, versión borduria del Messerschmidt 109.
Básicamente el motor de la versión D en el fuselaje del F.

The Bordurian Nacionalist Army, de Caballero Juradoz, (sic) Carlos. Osprey Warrior Special, Londres 2011. 110 pgs. Resumen de la edición en español “El ejército nacional bordurio”, Lopez Lomo Ibérico Editor. 350 pgs. Guijuelo, Salamanca 2008.

De nuevo nuestro autor nacional favorito, Carlos Caballero Jurado, nos sorprende publicando un nuevo Osprey Special sobre la temática del III Reich que nos es tan grata. En esta ocasión, el contingente elegido para su estudio es el denominado Ejército Nacional de Liberación bordurio, una desconocida unidad armada que intentó integrarse en las Waffen SS y luchar junto a los alemanes al final de la segunda guerra mundial.
En su vasto esfuerzo para reivindicar la memoria de las legiones de los pueblos europeos integrados en las Waffen SS, Caballero Jurado recupera la historia de Borduria, en particular del partido político ultranacionalista y ultracristiano de los “cruces cuadradas”, también conocidos como la “Guardia de latón”, en referencia a la bíblica primera epístola de San Pablo a los corintios, sobre el bronce sonoro y el címbalo vibrante.
De entre todos los aliados del Eje en la convulsa Centroeuropa de los años 30, los bordurios no han recibido nunca la atención que merecen, pese a las muchas glorias guerreras que atesoran en su pasado. Caballero Jurado disfruta dedicando dos tercios del libro a la historia reciente del noble pueblo bordurio, sobre todo desde el nacimiento de Senki Niemand, fundador de los cruces cuadradas. Buscando significarse entre los fascismos de su tiempo, Niemand envió un contingente de voluntarios a la guerra civil española, 14 oficiales y tres de contingente de tropa, con tan mala suerte que en la misma ceremonia de despedida la mayoría (vamos, los 14 oficiales) cogieron por error el tren a París, y no hubo forma de comunicarse con ellos hasta bien avanzado el año 39.
Afortunadamente, el resto del contingente bordurio, quizás por haber viajado con billete de 3ª clase, llegaron a la península y pronto sirvieron codo con codo con sus camaradas alemanes e italianos. Aunque no llegaban a integrar un triste pelotón, los bordurios dieron testimonio de su voluntad de lucha, muriendo uno nada más llegar al frente. Sus últimas palabras fueron ¿Nadzglÿlsku faldal mina?, que traducido quiere decir: “¿qué significa “mina”?”. Como, por cuestiones morales, no era de recibo seguir acumulando bajas, se decidió destinar a los otros dos a servicios esenciales de retaguardia, directamente bajo mando alemán, que eran los únicos capaces de entenderse con ellos. En este destino, y hasta el Glorioso Final de la Cruzada, los bordurios destacaron en el día a día de la ejecución de las tareas que les fueron encomendadas, con gran entusiasmo y profesionalidad, y revolucionaron áreas como el lustre de botas y la fabricación de bigudíes, materias en las que los germanos pronto reconocieron su habilidad.

Terminada la guerra, y tras una despedida apoteósica, en la que se reunieron con sus oficiales, regresaron a Borduria, donde el Partido estaba sufriendo terribles persecuciones y problemas, debido al carácter antidemocrático de su monarca, aliado con izquierdistas y masones. Este irresponsable intentaba alinearse con Francia y el Reino Unido, pese a la dilatada historia de amistad germanoborduria. La derrota de Francia dejó al país aislado, y se impuso un realista cambio de alianzas. Aunque Senki Niemand había conseguido el apoyo dentro del ejército del coronel Bob Spônz, el general Patricio dio un autogolpe de estado. Niemand tuvo que compartir celda con gitanos y marxistas, pero la mayoría de los cuadros del partido consiguieron refugiarse en Napolas, Lebensborn y otras instituciones SS, que admiraban su pureza ideológica y voluntad de servicio. Y pese a residir en edificios separados de los alemanes, pronto los refugiados bordurios revolucionaron los servicios de lavantería y repostería, mejorando notablemente la calidad de vida de sus benefactores.

Mientras, la guerra proseguía su curso. Bajo el liderazgo del general Patricio, conocido como El Estrella, grandes cantidades de bordurios dieron gozosos su sangre y su vida en pos del ideal de la grandeza de Europa. Como luchaban preferentemente en el Grupo de Ejércitos Sur,  hubo planes de crear una unidad experimental con los exiliados cruces cuadradas destinada a colaborar con la división azul, mejorando ante todo aspectos en los que los españoles flojeaban, como la pulcritud del uniforme y los modales en la mesa; pero, aun antes de empezar, la Rasse und Siedlungshauptamt (RUSHA) expresó su preocupación de que se combinaran lo peor de ambas razas, mientras la Volksdeutsche Mittelstelle (VOMI) temió lo contrario, así que la Guardia de Latón siguió en el exilio, lejos del frente.

A pesar del heroísmo y decisión de las fuerzas del Eje, y pese a las garantías dadas por Patricio al Führer en 1941, el RSHA identifica un complot  para apartar a Borduria de la guerra y retirarse del conflicto; total, lo que quedaba del ejército ya estaba casi de vuelta en el país. El complot, con el coronel Kalamard al frente, cuenta con el apoyo del mismísimo rey.  Así que los auténticos patriotas tuvieron que dar un paso al frente y, con la ayuda de sus camaradas de las SS, decidieron sacrificarse para garantizar el honor de Borduria.  Con Niemand como vicepresidente, el coronel Bob Spônz asume la tarea de continuar la lucha al lado de los alemanes, aunque desde Viena, ya que la totalidad del territorio bordurio ha sido ocupado por traidores y comunistas. Es aquí donde empieza la gloriosa historia del Ejército Nacional de Liberación Bordurio, con Niemand reclutando a todos los bordurios exiliados en el III Reich para  luchar bajo el mando de Spônz, y hacer frente a la palabra dada y restablecer el honor bordurio.  En un brevísimo plazo de tiempo consigue crear una Comisión para el diseño del uniforme e insignias para el nuevo ejército, otra para la reescritura del himno nacional, y otra para el adoctrinamiento político y moral del nuevo ejército en el exilio. Desgraciadamente, cada poco deben cambiar de sede por motivos ajenos a su voluntad y a la de los hospitalarios alemanes.

Pese a sus deseos, parece ser que sólo llegó a prepararse una compañía de combate para servir en el frente, pero antes de llegar, desgraciadamente,  tuvo que ser retirada, pues los brazaletes con su bandera nacional no tenían los colores correctos, y el corte del uniforme de sus oficiales no se correspondía con las ordenanzas. Además, cuando llegaron dondes se suponía que estaba el frente, no encontraron más que soldados enemigos.

Sin embargo, en el amargo y duro final de la lucha, en Berlín, no faltaron voluntarios bordurios luchando en el metro, en las alcantarillas, al lado del Batallón Ezquerra, con sus bigotes impecables. Con esa prosa perfeccionada por el autor desde sus tiempos en las revistas CEDADE  o Revisión, Caballero Jurado nos transmite el heróico espíritu que animaba a los jóvenes bordurios de las Cruces Cuadradas, capaces de llevar el botijo y lo que hiciera falta para ayudar a los combatientes, imbuídos de sano fanatismo y voluntad de servicio. También nos recuerda los momentos finales de Bob Spônz, que fue visto por última vez cerca del  búnker de la cancillería, con corbata roja y los tradicionales pantalones cortos bordurios. Los rumores sobre su paradero, que insistentemente sostienen que se oculta en una pulpería de San Theodoros, como encargado de cocina, nunca han sido confirmados.  

Desgraciadamente, ni en el volumen de Osprey ni en la edición no resumida de López Lomo Ibérico Editores, pudo Carlos Caballero informarnos de la suerte que corrieron durante la guerra los ciudadanos bordurios de ascendencia o religión judía. Tampoco sabemos nada de los gitanos, ni  de la actitud de los cruces cuadradas respecto a ambos colectivos.  Eso sí, contamos con un apéndice sobre los planes de los Cruces de Latón para incrementar el nivel cultural del pueblo gracias al apoyo y simpatía que creían contar con divas como Florence Foster Jenkins, alias “Il ruiseñor di Milano”  para que dieran recitales de Wagner, Gounod y Bizet por pueblos y aldeas. También contamos con preciosas láminas que reproducen con total detalle las insignias, equipo y uniforme diseñados para el Ejército Nacional Bordurio en interminables sesiones de trabajo.

Así que, en pocas palabras, un volúmen imprescindible para todo el que quiera conocer estas páginas desconocidas de la reciente historia europea, ocultadas por los vencedores.