Repitan conmigo: fumar perjudica seriamente la salud

mh-amsAlfonso Mateo-Sagasta: Mala hoja. Editorial Reino de Cordelia. Páginas: 176. Rústica con sobrecubierta de Miguel Navia. Papel suavecito pero satinado, no recomendable para liar cigarrillos. ISBN-13: 978-8416968275. Precio: 16,95 €

Antes, que nada, sepan que odio a este autor desde que leí La oposición. Es un odio profundo, espeso cual melaza de ingenio azucarero, Ardiente como el palo de cedro con el que los entendidos encienden los habanos. Negro y rojo, como la espalda de cualquier negro bocabajo. Gris rencor, como el acumulado durante siglos entre historiadores y arqueólogos. Azul profundo, helado, como los ojos de las mulatas especialmente diseñadas por los negreros de crianza. Mi rencor, mi inquina, sólo ha podido aumentar con la lectura de su nueva novela. Redondeada, que no redonda. Histórica, que no complaciente. Negra, pero (algo) demasiado literaria. Imposible evitar el juego de palabras. Pero su contenido es negro, y no policíaco. Además, el autor lo avisa en la página 12: en la realidad siempre acaba ganando la muerte.

Lleve uno quince años sin fumar, para esto.
Seguir leyendo “Repitan conmigo: fumar perjudica seriamente la salud”

Anuncios

Fumando Lucky Strike al volante de un Buick

Entrevista a Antonio Manzanera, autor de La suave superficie de la culata y de El informe Müller

-¿A qué genero corresponde más La suave superficie de la culata? ¿O consideras que etiquetas como novela negra, histórica, thriller… sólo son útiles para distribuir en secciones una librería?
En mi opinión, como lector, el género es útil únicamente como medida de orientación. A partir de ahí el libro tiene una promesa que cumple o no, en función de cómo sea la historia y cómo esté escrita. “La suave superficie de la culata” es, ante todo, una novela sobre la mafia. Ahí no hay engaño posible. Se mezcla en ella una trama de intriga por un asesinato aparentemente sin resolver, y una operación de servicios de inteligencia para matar a Fidel Castro. Es cierto que buena parte de los hechos que ocurren en el trasfondo del libro son reales, aunque no por ello la calificaría como “histórica”. Lo que sí pretendo es que lo que cuento sea creíble, y de ahí mi obsesión por la precisión histórica de los personajes, lugares y hechos que transcurren en cada una de las escenas.
-¿Qué va antes, la documentación o la idea? ¿Pasión por una época, o por contar historias en cierto modo universales? Porque no negarás que temas como el crimen organizado, el blanqueo de dinero o la mafia son tan actuales ahora como en 1963.
Antes va la idea, luego la documentación, y luego se vuelve a la idea para hacerla encajar en aquel momento. Eso es al menos lo que yo hago. Quise escribir una historia que explicase cómo funciona el crimen organizado y, buscando la mejor época para ubicar la trama, encontré la Administración Kennedy a principios de los 60. Un periodo histórico en la que la mafia, los servicios de inteligencia y la alta política se mezclaron como el café y la leche. Sin duda, son temáticas actuales, aunque los tiempos han cambiado mucho.
-¿Kennedy, mito o excusa? 
Yo sostengo la opinión, compartida por muchos otros como recientemente Inocencio Arias en un artículo en El Mundo, que JFK fue un personaje muy sobrevalorado debido, posiblemente, a su trágico final. Su mandato no fue especialmente brillante, como demuestran los sondeos de popularidad a la baja (dos meses antes de morir tocó su mínimo histórico). Y por si esto fuera poco, gente como Oliver Stone se empeña en difundir camelos como que JFK pretendía retirar las tropas de Vietnam, cuando fue él quien las había aumentado. La realidad es que Kennedy, según los que le conocieron, fue un niño rico, caprichoso y consentido, cuya ambición por el poder sólo era comparable a su deseo por las mujeres hermosas. Con todo, es preciso reconocer que impulsó reformas sociales muy avanzadas para su época, y que supo manejar a la prensa como nadie. Amañó las elecciones pactando con el diablo y eso, entre otras cosas, acabó costándole la vida.
-Creo percibir por tus respuestas y por lo que te he leído, que la visión digamos romántica o “comprensiva” de la mafia, de Puzo, o más bien de Coppola, no te es muy simpática. ¿Algo que declarar? 
“El Padrino” ha hecho mucho daño a la percepción social del crimen organizado. Si bien las películas son grandes clásicos del cine, la visión que ofrecen de la mafia como un conjunto de hombres honorables que sólo matan si se les ataca primero es absolutamente falsa. La mafia italoamericana estaba (y está) integrada por hombres sin escrúpulos cuya única ley es la obediencia ciega al jefe. Ha habido tipos que para ser admitidos en una familia mafiosa no han dudado en asesinar a sangre fría a amigos que conocían desde la infancia.

¿Y personajes como los de la serie Los Soprano?

Los Soprano me parece una serie que retrata con mucha más fidelidad cómo funcionan en la actualidad estos grupos mafiosos. La mafia no perdona la traición, y algo de eso hay en “La suave superficie de la culata”.
-Aunque ya tienes unas tablas considerables en responder amablemente a entrevistadores ¿Hay alguna pregunta que aún no te hayan hecho, y que desees contestar?  
Sólo me queda dar las gracias por la atención y el interés. Es genial que los blogs y portales de internet especializados en novela abran cada vez más espacio a los jóvenes autores españoles. Para nosotros es complicado abrirnos camino en los medios de comunicación tradicionales, los cuales sólo están preocupados por unas audiencias que ya sabemos todos de dónde vienen. Sólo así se explican las apariciones editoriales de determinados fenómenos que consigue gran repercusión en medios, mientras que otros muchos autores con gran talento marchitan en el anonimato. 

Saldadas las mejores novelas de Iain Banks

Desgraciadamente, y por segunda vez se saldan dos de las mejores novelas de Iain Banks, uno de los mejores novelistas de lengua inglesa, de los más queridos por la crítica y por el público anglohablante, pero que incomprensiblemente sigue siendo ignorado por los lectores en español.
La fábrica de avispas y El puente son dos de las mejores novelas que se pueden leer del siglo pasado, con un extraño equilibrio entre la trama y la estructura que sólo es igualado en nuestra lengua en las mejores obras de Vargas Llosa.
Sus primeras ediciones en español fueron en dos pequeñas editoriales ya desaparecidas, Euler y Alcor, pero ahora Banks ya es un autor bastante conocido, Mondadori y La factoría de ideas se han encargado de ello, sobre todo entre los lectores de ciencia ficción. Aún así, de nuevo sus mejores obras terminan en las mesas de saldo. Y no es que sea un autor que haya sido ignorado por la crítica española. Reconozco que su lectura no es la más sencilla, pero más complicados son Pynchon o Charyn, y por experiencia siempre he comprobado que quien lo prueba siempre repite.

Ya en quioscos RBA Osprey medieval

En otro orden de cosas, el primer título de los Osprey medievales, sobre la I Cruzada, ya está en los quioscos por 3,95 €. El siguiente, se supone que la próxima semana, será ya al precio habitual de 9,95 €, tendrá como materia a los templarios.